Artículo

La nefropatía por IgA

Trees in the form shape of kidneys
La nefropatía por IgA es una enfermedad rara que causa una inflamación (hinchazón) y daño renal debido a la acumulación de proteínas en los riñones. Esto disminuye la capacidad de los riñones para depurar de la sangre los desechos y el líquido. No existe cura para la nefropatía por IgA, pero hay tratamientos capaces de retrasar el daño renal.
Revisión médica de
AKF's Medical Advisory Committee
Última actualización
October 28, 2021

¿Qué es la nefropatía por IgA?

La nefropatía por IgA es una enfermedad que provoca inflamación (hinchazón) y daño renal. 

En las personas con nefropatía por IgA, ciertas proteínas producidas por el sistema inmunitario (las inmunoglobulinas A o IgA) llegan a los riñones. Estas proteínas se acumulan y forman depósitos dentro de los glomérulos, que son unos vasos sanguíneos diminutos que hay en los riñones y se encargan de depurar la sangre. Con el tiempo, esta acumulación provoca inflamación y daño glomerular y reduce la capacidad de los riñones para depurar de la sangre los desechos y el líquido. 

El daño renal causado por la nefropatía por IgA puede ser grave y provocar: 

  • Muerte 

Es una de las causas más frecuentes de enfermedad renal, por detrás de la presión arterial alta y la diabetes.

A la nefropatía por IgA se la conoce también como enfermedad de Berger.

 

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la nefropatía por IgA?

black woman on couch worried

El daño renal causado por la nefropatía por IgA puede demorar años en producirse. Quienes tienen nefropatía por IgA no suelen tener síntomas en al menos los primeros diez años, y hay personas con nefropatía por IgA que no saben que la tienen.

El primer indicio de la nefropatía por IgA suele ser la presencia de sangre o proteínas en la orina (es decir, el pis). Síntomas que podría notar:

  • Orina de color rosado u oscuro (como el té o los refrescos de cola), sobre todo luego de haber tenido un resfriado, un dolor de garganta o una infección respiratoria.
  • Sangre visible en la orina
  • Orina espumosa

A veces los médicos encuentran indicios de nefropatía por IgA en un análisis de orina rutinario al detectar con el microscopio sangre o proteínas en la orina. 

Otros posibles síntomas son:

  • Debilidad y cansancio
  • Malestares como de resfriado o influenza
  • Dolor en la parte baja de la espalda o en los costados
  • Hinchazón de las manos o los pies

¿Cuál es la causa de la nefropatía por IgA?

Los médicos no saben a ciencia cierta cuál es la causa de la nefropatía por IgA. No está claro por qué hay quienes la tienen y quienes no, pero el riesgo de presentarla es mayor en las personas que tienen determinados trastornos médicos, como por ejemplo: 

  • La enfermedad celíaca, una alergia hereditaria al gluten (que es una proteína que contienen el trigo, la cebada y el centeno) 
  • La infección por el VIH (virus de la inmunodeficiencia humana)
  • La cirrosis, una enfermedad del hígado en la que un tejido fibroso (como de cicatriz) sustituye al tejido hepático normal

Además, la nefropatía por IgA es más frecuente en:

  • Los hombres
  • Las personas de ascendencia asiática o europea
  • Los nativos americanos de las tribus zuni y navajo

La nefropatía por IgA puede transmitirse a la descendencia, y los médicos creen que es genética. Sin embargo, la mayoría de los casos aparecen en personas sin antecedentes familiares de la enfermedad.

Aunque la causa de la nefropatía por IgA son unas proteínas producidas por el sistema inmunitario, no se considera que sea una enfermedad autoinmunitaria (es decir, una enfermedad en la que el sistema inmunitario ataca al propio organismo).

¿Cómo pueden saber los médicos si tengo nefropatía por IgA?

Si los médicos le hacen un análisis de orina en el cual se detectan proteínas, quizá sospechen que se debe a una nefropatía por IgA. Sin embargo, la presencia de proteínas en la orina podría deberse a otros problemas renales, y por ello la única forma de confirmar la nefropatía por IgA es haciendo una biopsia renal. Una biopsia renal es una cirugía en la que los médicos extraen un pedacito minúsculo de tejido de los riñones para analizarlo al microscopio.

La nefropatía por IgA se puede descubrir a cualquier edad, pero en 8 de cada 10 personas (80%) se diagnostica entre los 16 y los 35 años. La nefropatía por IgA es muy infrecuente en los niños

¿Cómo tratan los médicos la nefropatía por IgA?

No existe cura para la nefropatía por IgA. El objetivo del tratamiento es retrasar el daño renal y retrasar o evitar la falla renal. Su médico colaborará con usted para preparar un plan de tratamiento. 

Los médicos tratan la nefropatía por IgA con medicamentos que: 

  • Disminuyen la inflamación (hinchazón)
  • Ayudan a controlar la presión arterial
  • Ayudan a eliminar de la sangre el líquido extra
  • Disminuyen el colesterol 

Además, es posible que el médico le recomiende:

  • Modificar sus hábitos alimentarios para ingerir menos proteínas, grasas, sodio y colesterol
  • Ingerir más o menos líquido en forma de bebidas y ciertos alimentos 
  • Perder peso

Por otro lado, el médico le ordenará periódicamente pruebas con las que ir evaluando a largo plazo la salud renal.

 

La nefropatía por IgA y los alimentos

Los médicos no creen que los alimentos que comemos sean la causa de la nefropatía por IgA ni que esta enfermedad se pueda prevenir comiendo o evitando determinados alimentos. Sin embargo, en casos de nefropatía por IgA es posible que el médico recomiende un plan de alimentación nefrosaludable que incluya: 

  • Comer alimentos con poco sodio (sal) y pocas grasas
  • Disminuir la ingestión de proteínas
  • Tomar menos líquidos en forma de comidas y bebidas

 

Tratamientos nuevos en estudio

Amigdalectomía

Hay estudios que indican que la extirpación quirúrgica de las amígdalas (amigdalectomía) podría retrasar el daño renal causado por la nefropatía por IgA, pero para confirmarlo hacen falta más estudios.

LNP023

Se están haciendo ensayos clínicos con LNP023, un nuevo tratamiento, pero su comercialización en los Estados Unidos no está autorizada por la FDA. Los ensayos clínicos son estudios de investigación con los que ver si un medicamento es eficaz y seguro. En la Unión Europea se puede usar el LPN023 en algunos pacientes a través de un programa que permite el acceso restringido a ciertos medicamentos antes de su autorización plena (designación como medicamento huérfano).

Aceite de pescado y ácidos grasos omega 3

Se están haciendo estudios con aceite de pescado con ácidos grasos omega 3 para el tratamiento de la nefropatía por IgA. Algunos estudios indican que el aceite de pescado puede retrasar el daño renal, mientras que otros estudios indican que no hay beneficio alguno. Aunque hacen falta más estudios para saber si este tratamiento funciona bien en la nefropatía por IgA, los médicos suelen recomendar a los pacientes que coman alimentos ricos en ácidos grasos omega 3 (por ejemplo, las nueces, el aceite de canola y las semillas de linaza) y que tomen suplementos de aceite de pescado, dado el bajo riesgo de aparición de efectos secundarios.

Tratamiento de la falla renal por nefropatía por IgA 

Las personas con falla renal por nefropatía por IgA se ven obligadas a recibir diálisis o un trasplante renal. El trasplante no cura ningún tipo de enfermedad renal, pero sí es un tratamiento. La nefropatía por IgA podría dañar con el tiempo el riñón trasplantado. Alrededor de 4 de cada 10 (40%) riñones trasplantados a personas con nefropatía por IgA terminan fallando.

¿Cómo afectará la nefropatía por IgA mi vida y mi salud?

La nefropatía por IgA afecta a cada persona de una manera diferente. Es imposible predecir el efecto que tendrá la nefropatía por IgA en su salud o cuál es la esperanza de vida. La nefropatía por IgA tiene un efecto pequeño o nulo en la salud de algunas personas, mientras que en otras provoca enfermedad renal o falla renal.

¿Cómo puedo prevenir la nefropatía por IgA?

Dado que no están claras las causas de la nefropatía por IgA, tampoco está claro cómo prevenirla. Sin embargo, los estudios indican que, en las personas con nefropatía por IgA, el uso de medicamentos que ayudan a controlar la presión arterial y a evitar la pérdida de proteínas por la orina puede ayudar a retrasar el daño renal.

Archivado en