Artículo

La obesidad y la enfermedad renal crónica

kidney illustration red
Sepa cómo la obesidad aumenta el riesgo de tener presión arterial alta y diabetes, las dos causas principales de la enfermedad renal.

Conozca sus Riñones – una guía gratuita de conversación con el médico y aprenda cómo prevenir y controlar la enfermedad renal.

El sobrepeso (un índice de masa corporal de 25 a 29.9) y la obesidad (un índice de masa corporal superior a 30) significan que el peso de la persona es mayor que el que se considera "saludable".Las personas con sobrepeso u obesidad tienen más riesgo de presentar presión arterial alta y diabetes. La presión arterial alta y la diabetes son las dos causas principales de enfermedad renal. Esto significa que la obesidad aumenta el riesgo de tener enfermedad renal.

Índice de masa corporal (IMC)

El IMC es un indicador de la grasa corporal y se calcula a partir de la estatura y el peso. Es una forma de definir el sobrepeso y la obesidad. Si desea determinar su IMC, puede usar la Calculadora del IMC de los adultos del Centro de Control de Enfermedades (Center for Disease Control, CDC).

  • Un IMC inferior a 18.5 se considera peso bajo.
  • Un IMC de 18.5 a 24.9 se considera normal.
  • Un IMC de 25 a 29.9 se considera sobrepeso.
  • Un IMC superior a 30 se considera obesidad.

¿Qué puede hacer para perder peso?

Hable con su médico sobre cómo controlar el peso.

Podrá perder peso mediante modificaciones del estilo de vida, como por ejemplo:

Llevar una dieta saludable

  • Coma mucha fruta, verdura, cereales integrales y proteínas magras.
  • Evite los alimentos procesados y los que tengan mucho azúcar o sal.
  • Evite los refrescos y los jugos y tome mucha agua.

Hacer ejercicio

  • Vaya introduciendo el ejercicio hasta un mínimo de 30 minutos diarios 5 veces por semana.
  • Intente hacer cosas que le gusten, como caminar, ir en bicicleta, bailar o practicar un deporte.
  • Integre el ejercicio en sus actividades cotidianas. Si le gusta hacer ejercicio por la mañana, deje preparada la noche antes su ropa de ejercicio; o, si prefiere hacerlo nada más terminar su jornada, llévela al trabajo.
  • Cualquier cantidad de ejercicio, aunque sean pequeños ratos, es buena para la salud. Camine o vaya en bicicleta al trabajo o a las tiendas, o haga durante el día un receso de 30 minutos para caminar.
  • Si aún no hace ejercicio, consulte a su médico qué tipo de ejercicio es seguro para comenzar.

La cirugía y los medicamentos podrían ser opciones para ayudarle a controlar el peso. Hable con su médico sobre un plan de tratamiento para perder peso.