Artículo

El regreso al trabajo

black woman works in kitchen 3 akfshoot
Vea aclaradas las dudas más frecuentes sobre el trabajo en personas que tienen enfermedad renal o falla renal. Encuentre consejos y apoyo para el regreso al trabajo.
Revisión médica de
AKF's Medical Advisory Committee
Última actualización
November 4, 2021

Muchas personas con enfermedad renal o falla renal trabajan de jornada parcial o completa. Tener trabajo puede ayudar a la persona a sentirse bien y ganar dinero con el cual hacer lo que le gusta y ayudar a conseguir un seguro médico. Si tiene enfermedad renal o está en diálisis y desea seguir trabajando o regresar al trabajo, aquí le ofrecemos algunos consejos y apoyo. 

¿Puedo seguir trabajando si tengo enfermedad renal?

 

¡Sí! Si tiene enfermedad renal y desea seguir trabajando, lo más probable es que pueda hacerlo mientras se sienta capaz. 

Si la enfermedad renal comienza a afectar su capacidad de llevar a cabo su trabajo, hable con su empleador (usted podrá darle al empleador su información médica si lo desea, pero no está obligado a hacerlo). Quizá le convenga explicarle a su supervisor del trabajo aspectos de la enfermedad renal y comentar con él cambios que le faciliten hacer su labor; por ejemplo:

  • Un cambio de turno para que pueda acudir a las visitas médicas
  • Modos de compensar el tiempo que se tome por motivos de salud
  • Posibles límites físicos (por ejemplo, qué tanto peso puede cargar)
  • Qué hacer en caso de emergencia médica

¿Puedo trabajar si tengo falla renal y estoy en diálisis?

Sí, mientras se sienta capaz. En un estudio se encontró que alrededor de 1 de cada 4 pacientes que estaban en diálisis aún podían trabajar. Es posible que siga pudiendo trabajar de jornada completa una vez que comience el tratamiento, o también podría pasar a una jornada parcial o flexible. 

Hable con su equipo de atención médica sobre las opciones de diálisis. Algunas de ellas podrían encajar mejor con su trabajo y sus horarios. El lugar y el tipo de trabajo podrían orientar la decisión hacia un tipo de diálisis. Por ejemplo:

  • La hemodiálisis en el centro podría ser una buena opción si su trabajo es de horario flexible o puede trabajar desde la casa o en turnos de noche.
  • La diálisis nocturna en el centro podría ser una buena opción si usted tiene un trabajo diurno de jornada completa. Esta opción le permite recibir el tratamiento en el centro de diálisis a lo largo de la noche.
  • La hemodiálisis domiciliaria puede ser buena opción si su trabajo tiene un horario flexible. Se pueden hacer las sesiones a cualquier hora del día o de la tarde, y también si viaja por trabajo.
  • La diálisis peritoneal podría ser una buena opción si usted tiene un trabajo diurno de jornada completa. Suele hacerse de noche, mientras duerme. También podría hacerla durante el día en alguna sala limpia del centro de trabajo.

¿Cómo puedo seguir trabajando si tengo enfermedad renal o falla renal?

 

Si su empresa tiene 15 empleados o más, la ley para estadounidenses con discapacidades (Americans with Disabilities Act, ADA) exige que el empleador haga las adaptaciones razonables que usted pueda necesitar para trabajar. Comente con su empleador los cambios que le faciliten hacer su trabajo y atiendan sus necesidades médicas. Por ejemplo:

  • Cambiar o modificar sus tareas laborales para que no se dañe el acceso de diálisis (la vía de entrada a la sangre).
  • Cambiar sus pautas de trabajo; por ejemplo, trabajar desde la casa o desde una computadora portátil o un teléfono celular durante las diálisis o las visitas médicas.
  • Tomarse tiempo libre para las diálisis.
  • Hacer recesos extra.
  • Tener un horario flexible. Por ejemplo, para llegar a las 40 horas semanales, podría hacer las hemodiálisis los martes, jueves y sábados. Después podría trabajar nueve horas los lunes, miércoles y viernes y seis horas y media los martes y jueves. 
  • Reducir sus horas de trabajo, asignar una jornada parcial o cambiar a puestos más tranquilos.
  • Instalar equipamientos especiales o una sala limpia en la que hacer los tratamientos.

También podría buscar otro trabajo que se acomode mejor a sus necesidades médicas. Hable con su trabajador social acerca de los recursos de empleo de su comunidad; por ejemplo, programas de reeducación profesional (programas gubernamentales destinados a ayudar a personas con discapacidad a identificar destrezas profesionales existentes, adquirir otras nuevas y encontrar empleo).

¿Qué sucede si tengo que tomar una licencia laboral?

 

Por mucho que desee trabajar, podría tener problemas médicos que lo obliguen a tomarse una licencia laboral. Por ejemplo, quizá necesite licencia laboral para la cirugía de creación del acceso de diálisis, para el comienzo de las diálisis o por otros problemas médicos. Hay varios modos de tomarse una licencia sin perder el trabajo:

  • Use días libres pagados o días de vacaciones.
  • Pida la licencia laboral conforme a la ley de licencias médicas y familiares (Family and Medical Leave Act, FMLA). La FMLA es una ley federal que, por ciertos motivos de salud, permite a algunos empleados tomarse hasta 12 semanas libres sin salario dentro de un periodo de 12 meses. Las 12 semanas se pueden tomar seguidas o fraccionadas.
  • Hable con su empleador sobre una licencia laboral temporal.

¿Cómo sabré si estoy listo para regresar al trabajo?

Lo primero debe ser su salud. Antes de pensar en regresar al trabajo o en buscar un nuevo empleo, vea si está listo para trabajar, tanto en lo físico como en lo mental. Piense si:

  • Tiene suficiente salud física
  • Tiene sentimientos negativos o positivos sobre el trabajo
  • Puede trabajar y aun así le quedará tiempo para sus aficiones y para pasar tiempo con familiares y amigos
  • Trabajar lo hará sentirse más productivo

Si decide que no está listo para regresar al trabajo, una cosa que puede plantearse es el voluntariado. Esta opción podría ayudarlo a sentirse productivo y a adquirir destrezas con las que conseguir más adelante un trabajo pagado.

 

Si no puedo trabajar, ¿podrá recibir los beneficios por discapacidad?

La mayoría de las personas que no pueden trabajar requieren ayuda económica. Hable con el trabajador social sobre los programas de ayuda y cómo presentar la solicitud; por ejemplo:

Social Security Disability Insurance (SSDI, seguro de discapacidad del seguro social): Es un programa en el que se paga una cantidad mensual en efectivo a personas a las que una discapacidad les impide trabajar durante un año o más. La cantidad depende del tiempo que la persona haya estado trabajando antes de la discapacidad y de la cantidad que haya pagado en impuestos durante su vida laboral.

Supplemental Security Income (SSI, ingreso complementario de protección): Es un programa en el que se pagan cantidades mensuales en función de las necesidades económicas, no de la cantidad que se haya pagado en impuestos.

Ticket to Work (boleto al trabajo): Se trata de un programa que ayuda a encontrar trabajo a las personas beneficiarias del SSDI o del SSI que lo desean. Permite a los estados brindar la cobertura de Medicaid a trabajadores discapacitados y ofrecer servicios de reeducación profesional.